El OES21 presenta el primer estado del arte de la Economía Social en Cataluña

El Observatorio de la Economía Social – OES21, ha presentado en la Universidad Ramon Llull el estudio «Economía Social a Catalunya: Fonaments i Perspectives» donde desarrolla el primer «estado del arte» de la Economía Social en Cataluña. Sus conclusiones representan un recurso imprescindible como inicio de cualquier estudio sobre la Economía Social en el país, proponiendo indicadores para mesurar no solo el estricto impacto económico sino también aspectos intangibles como valores sociales y ambientales.

El estudio, dirigido por el profesor Jordi Serra del Pino, ha sido presentado hoy con la participación de Juan Antonio Pedreño, presidente de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) y de Social Economy Europe (SEE) y de Maravillas Rojo, presidena del OES21. Jordi Serra ha destacado que «este estudio quiere ser un documento de cabecera para todas las personas interesadas en Economía Social en Cataluña, hagan o no investigación sobre el tema. Si un estado del arte previo, realizar nuevos estudios de la disciplina de la prospectiva resulta mucho más difícil».

En su siguiente paso, el OES21 quiere contribuir a terminar con una carencia de la Economía Social: la necesidad de una reflexión rigurosa sobre cómo puede ser el futuro y cuál puede ser el papel que juegue la Economía Social en él. Por este motivo, Jordi Serra añade que esta tarea «tiene que realizarse des de la ciencia de la prospectiva, trabajando las implicaciones futuras y tendencias actuales como, por ejemplo, como puede incidir la Economía Social en el cambio climático». Para Serra, tener respuestas es crítico ya que «o la Economía Social trabaja para tener un rol más activo en el diseño del nuevo mundo o acepta de otro modoque su contribución dependerá de factores que ni controla ni es capaz de anticipar».

Barcelona, puntal de la Economía Social en Cataluña

La larga trayectoria histórica del movimiento social y asociativo de Catalunya, el apoyo de asociaciones y federaciones (como la XES y la Federación de Cooperativas de Trabajo), o el impulso de las políticas públicas de la Generalitat de Catalunya, han pemitido generar un tejido de intercooperación entre las 10.000 empresas del sector, que dan trabajo a más de 180.000 personas y que generan alrededor del 2,2% del PIB catalán. Las cooperativas (el 44%), las asociaciones (24%) y las fundaciones (13%) lideran el ranking de entidades donde también destacan las sociedades laborales (SLL Y SAL).

En Barcelona, la Economía Social general el 7& del PIB de la ciudad, con un volúmen económico agregado de 3.750 millones de euros. Con 4.700 proyectos socioeconómicos (el 6,2% del total) y 53.400 personas trabajadoras (el 8% del total de ocupación), el sector destaca por la gran presencia de cooperativas de trabajo asociado (el 77% del total de cooperativas) y su preeminencia en barrios como el Eixample, Sant Martí y Gracia.

El valor añadido de la Economía Social

Una de las conclusiones del estudio realido por el OES21 es que las organizaciones de la Economía Social tienen que visibilizar más el impacto del valor social y ambiental de suactividad para ganar notoriedad e influencia.

Los escenarios de crisis económica y emergencia climática, que implican un cambio de modelo urgente, invalidan los indicadores tradicionales basados únicamente en parámetros económicos que solo destacan crecimiento y ganancias. Según deduce el estudio, la gran oportuindad de la Economía Soial en los próximos años pasa por cuantificar las aportaciones de la actividad económica al bienestar de las personas: igualdad de género, calidad del trabajo, conciliación familiar, transparencia en la gestión, impacto ambiental, proximidad, etc.

El estudio del OES21 apunta a tres metodologías de referencia en Europa para mesurar el valor añadido de la ES y considera que, además, sería conveniente que no solo los incorporen las entidades de Economía Social sino también el resto de empresas:

1- Los indicadores del Consejo Nacional de Cambras Regionales de la Economía Social (CNCRES) de Francia, donde es un referente. Analiza diferentes aspectos sociales como la estructura, el tipo y la media de trabajadores, la calidad del trabajo, la media salarial, el tipo de contrato, la equidad de género, el enraizamiento al territorio, etc.

2- El balance social que promueve la XES configura una contabilidad (social y ambiental) agregada del sector y da acceso al Mercado Social, donde empresas y organizaciones que hi participan son reconocidas gracias a una batería de indicadores. Entre 2007 y 2016 lo han realizado más de 150 entidades y organizaciones.

3- El Valor Social Integrado, impulsado por el profesor de la Universidad de Deusto José Luis Retolaza con el objetivo de mostrar el valor generado y para monitorizar el valor social para el conjunto de «stakeholders». Esta metodología, la más avanzada, es aplicable a todo tipo de organizaciones. Cooperativas como Suara y Abacus, y fundaciones como Blanquerna, miembros del Grupo Clade ya elaboran la memoria junto con esta metodología.


 


   

Promou


Impulsat


   

Amb el finançament de


This website is using cookies to improve the user-friendliness. You agree by using the website further. Privacy policy